Proyecto San José de Calasanz 2017

Formamos parte de algo grande


En Junio de 2017 tuve la gran suerte de poner en marcha un proyecto en el colegio San José de Calasanz de Santurtzi para acercar el arte y sus beneficios a los más pequeños.

Como buen día de fin de curso, se trataba de hacer algo diferente, divertido y que además supusiera trasladar varios mensajes positivos en su formación:  la expresión individual no tiene que distanciar,  debe ser un pedacito en la expresión colectiva; la tolerancia y el respeto por el trabajo de los demás es una base fundamental para el crecimiento personal.

Objetivo del proyecto


El objetivo del proyecto consistía en demostrarles que podían sacar mucho de sí mismos y  que la colaboración individual podía conseguir algo grande para todos.

Así, cada alumno realizó su cuadro, en un pequeño lienzo, a su manera, con su personalidad, con su visión y gusto individual. Quedaron encantados con su trabajo, algo que se podían llevar a casa para disfrutar y como recuerdo de una etapa de sus vidas. Reforzaron su autoestima comprobando que, sin ser expertos, podían hacer algo nuevo con un gran resultado.

Su resultado


Y luego, como colofón, les dimos la sorpresa: unimos todas sus creaciones para formar una gran representación.

Obra hecha por los alumnos de San José de Calasanz
Jenny Cano en el proyecto de San José de Calasanz

El resultado fue una enorme obra de arte, una exposición de 126 lienzos unidos que encajaban a la perfección y que transmitía toda la magia, vitalidad, optimismo y energía que cada uno había puesto en su trabajo. El sentimiento de orgullo no lo puedo describir, lo gurardamos en un rinconcito del corazón todos los involucrados: colegio, profesores, alumnos y artistas.

Mi agradecimiento


Quiero dar mi más profunda enhorabuena al grupo docente de infantil del colegio San José de Calasanz en Santurtzi por su gran trabajo humano, didáctico y entrega total. Dar las gracias por permitirme, a mí y a mi equipo, llevar a cabo semejante despliegue y hacerlo con éxito, por fomentar la colaboración y acercar los beneficios de las artes plásticas a todos.

Y sobre todo, agradecer  a las estrellas más brillantes: Los niños. Porque cada momento durante la exposición fue una risotada: pura magia.
Gracias a todos vosotros. Nunca dejéis de brillar.