Jentillak

UNIENDO EL ARTE CON LA EDUCACIÓN EN VALORES


Normalmente se entienden las artes plásticas como un hobbie, como una diversión o como un ”pasar el rato”.

Pero, lejos de ser un mero entretenimiento, el arte proporciona una sólida base de desarrollo personal, humano y cívico que afortunadamente ya no pasa desapercibida.

El Colegio San José de Calasanz comparte esta visión y durante este mes de Junio hemos puesto en marcha conjuntamente el proyecto “Jentillak”.

Al igual que sucedió en 2017 en otra colaboración, los protagonistas han sido 120 alumnos de Educación Infantil que, apoyados por el profesorado y padres, han dado rienda suelta a esta laboriosa propuesta.

Personalmente estoy muy orgullosa del resultado porque gracias a la entrega de todos los participantes, los txikis han fomentado el compañerismo, las habilidades sociales y trabajado a tope la psicomotricidad, elementos muy importantes en esta edad tan temprana y claves del proyecto Jentillak.

EL PORQUÉ DEL NOMBRE


La palabra “Jentillak” no existe, creo que en eso estamos todos de acuerdo.

Saqué la palabra del bolsillo, de ese en el que tenemos cosas importantes y que habitualmente no utilizamos por timidez o por vergüenza. Cariñosamente le llamo “mi cabecita loca”.

Necesitaba un nombre, algo que identificara bien la idea y el tema de la propuesta.

Como el proyecto estaba centrado en las personas, saqué la madeja anudada del bolsillo y empecé hilando en castellano “gente” con su plural “gentes“.

De seguido me vino a la cabeza lo de “people” y “peoples”, eso que el profesor de inglés se hartó de repetirnos, el que ” peoples” estaba mal dicho porque “people” tenía ya un significado plural.

Y de ahí pasé al euskera, donde evidentemente ocurría lo mismo.

Pero como mi proyecto no trata de un número indeterminado de personas (gente) sino de un conjunto de personas de un lugar determinado (las gentes), me he permitido esta pequeña licencia poética traduciendo a mi ser “las gentes” como “jentillak”. Ahí queda eso.

Jennifer Cano coordinadora del proyecto Jentillak

CÓMO NACE JENTILLAK


Fue tan gratificante el trabajo del año pasado, dio tan buenos resultados, que el Colegio San José y yo estuvimos de acuerdo en la importancia de afianzar el mensaje que se transmitió en aquel momento.

Jentillak, por tanto, no ha nacido como una idea aislada, es en realidad otra parte, una continuación de la obra del 2017.

Los alumnos de San José de Calasanz en aquel entonces hicieron una composición con 120 cuadros. Cada uno realizó su pintura de forma individual y, al juntarla con las demás, resultó una obra impresionante.

Comprobaron que sólos eran únicos pero que juntos formaban parte de algo más grande e importante y afianzaron valores como el respeto por los demás, la colaboración y la tolerancia.

Esta unión, dando la importancia a cada persona que forma la sociedad, la hemos representado este año a través de una obra escultórica colectiva.

Y así, durante 3 semanas, cada alumno de infantil ha hecho su personaje de forma individual, a su manera e imprimiéndole su carácter.

Al cambiar de medio y creando figuras con las que han podido jugar,  que han podido tocar o mover, los niños han sido más conscientes físicamente del grupo y de la integración de cada individuo en él.

OBJETIVO DEL MONTAJE


El objetivo de la apuesta artística Jentillak es fomentar la creatividad, la empatía y el espíritu colaborativo entre alumnos pero, sobre todo, entre personas.

Los peques, de entre 1 y 5 años, han visto desde otra perspectiva al ser humano. Han creado una figura que les representa a ellos mismos, a sus padres, amigos, hermanos…. al panadero, al profesor del cole o a la vecina de enfrente…. individuos que, en su conjunto, hacen una sociedad, “las gentes” de un pueblo, una ciudad o una región. Gentes que se relacionan, que se complementan y que se necesitan. Como ellos mismos perteneciendo a su clase, a su colegio y a su pueblo.

Ayer fue el momento de mostrar el trabajo de todos en el patio de Educación Infantil, por primera vez, agrupando las esculturas en un gran círculo y fue….. ¡¡tan emocionante!!

Lo que más me sorprendió fue la capacidad de empatía de todos los niños. Veían personas, una sociedad en la que nosotros los mayores sólo veíamos figuras.

Esculturas realizadas por niños

EL RESULTADO


La ilusión con la que los más pequeños hablaban y miraban la obra mientras se exponía en el patio ha sido el mejor regalo. Su esfuerzo realmente ha merecido la pena porque ha quedado, un año más, una composición impresionante, tanto en forma como en color como en trasfondo educativo.

Entre todos han dado forma a una obra que simboliza la unión, “las gentes”, pero también la importancia de cada individuo en el conjunto de la sociedad.

La siguiente noticia del Deia recoge un resumen de este proyecto por si os habéis quedado con dudas.

Resultado del proyecto Jentillak

Y desde este humilde artículo quiero agradecer al equipo docente de San José de Calasanz su confianza en mi trabajo un año más.

Estoy orgullosa de lo mucho que han trabajado los niños, el gran papel de los padres compartiendo la actividad con ellos y los beneficios que han obtenido de la experiencia. Un apoyo sin el que no podría acercar a tantos niños las grandes ventajas que aglutina el arte. Mila esker!!